Archivo de la etiqueta: memoria

Los libros y la libertad

Hoy escribo mi entrada número 100. Un número tan redondo y algo rimbombante parece que invita a cierta celebración. Tal vez por eso estuve pensando durante varios días sobre que escribir, con la insistente idea  de que tenía que ser algo especial. Creo que por eso he elegido Los libros y la libertad, una colección de conferencias, artículos y colaboraciones en torno a los principales temas que siempre han preocupado al filósofo Emilio Lledó: la cultura y la educación, el libro y la memoria.

Emilio Lledó es filósofo y miembro de la Real Academia Española.  Se formó en Alemania y ha sido profesor en las universidades de Heidelberg, La Laguna, Barcelona y Madrid. Entre sus obras destacan El silencio de la escritura (1992), Premio Nacional de Ensayo,  El surco del tiempo (2000), El origen del diálogo y de la ética. Una introducción al pensamiento de Platón y Aristóteles (2011) o La filosofía, hoy. Filosofía, lenguaje e historia (2012)

Emilio Lledó considera que el lenguaje es el elemento esencial en el pensar y en el instalarse del hombre en la sociedad o en la naturaleza. La filosofía no sería sino la meditación sobre tal instalación; y la historia de la filosofía se entendería como “memoria colectiva” del complejo proceso seguido por la humanidad, diferenciado históricamente.

emilio-lledc4

Lledó se apoya especialmente en la filosofía griega clásica, en los diálogos platónicos, en las éticas aristotélicas y en el epicureísmo; en el lenguaje como objeto principal del análisis filosófico y en una extensa reflexión sobre la temporalidad y la escritura que desemboca en una filosofía de la memoria.

Son muchas las ideas y reflexiones contenidas en Los libros y la libertad. En el Prólogo, Lledó nos dice que los seres humanos somos memoria y lenguaje, que la cultura “fue estableciendo, pausadamente, un vínculo para que el transcurrir de tiempo no acabase, como era su destino, en el olvido. Y fue la escritura el primer artificio para sujetar ese río del tiempo (…)”. “El libro es, sobre todo, un recipiente donde reposa el tiempo. Una prodigiosa trampa con la que la inteligencia y la sensibilidad humana vencieron a esa condición efímera, fluyente, que llevaba la experiencia del vivir hacia la nada del olvido”

Volviendo su mirada a los griegos señala que desde el momento que surge la polis, como estructura social en la que se mueven las vidas de los individuos, se descubre, casi al mismo tiempo, un elemento fundamental, el demos, la existencia humana fuera del privilegio del poder, del mito y de su mitológica aristocracia. El “demos” se constituye en poder, en “democracia”, en fuerza colectiva que se sustenta en dos importantes principios: el derecho a la palabra y la igualdad ante la ley. La larga lucha hacia la igualdad y la justicia constituye el fundamento de toda cultura, de todo progreso. Frente al lenguaje del mito, del “siempre así”, la cultura griega descubrió la duda, la reflexión, “las opiniones de los mortales”, la lucha contra el dogmatismo. Y el desarrollo y el progreso democrático únicamente pueden fomentarse con el otro gran invento de la cultura griega para evitar la demagogia: la educación.

loslibrosylalibertad2Comenta Emilio Lledó, en una de las muchas entrevistas que le han hecho, que su  querido maestro de la infancia, don Francisco, les animaba a pensar las palabras, a no asumirlas sin entenderlas porque sabía que sólo así podíamos salvarnos de la manipulación, de la agresividad a que conduce la falta de comprensión. Dice Lledó que “la raíz del mal está en la ignorancia, el egoísmo y la codicia” y que “el ser humano es lo que la educación hace de él”. Por eso le preocupa tanto lo que está sucediendo con la educación pública en nuestro país.

Lledó hace una reivindicación apasionada de la cultura, una palabra que en la tradición latina significó “cultivo, trabajo, labor y beneficio de la tierra”. La cultura que “no es solo una necesidad de los seres humanos, sino que implica, al mismo tiempo, su creación más importante, su valor decisivo sin el que apenas tiene sentido el valor fundamental imprescindible en la vida”.

Todo esto que comento y muchas más ideas y reflexiones hacen de Los libros y la libertad una recopilación muy interesante y acertada para iniciarnos, si es que todavía no lo hemos hecho, en la gratificante lectura de los textos del maestro Emilio Lledó.

“De mis libros, de las bibliotecas que he frecuentado, aprendí el diálogo y la libertad de pensar. Durante siglos, fueron los libros, los vencedores del carácter efímero de la vida. Por eso también, fueron tachados, prohibidos, quemados, por los profesionales de la ignorancia y la mentira. Pero siguen vivos, tienen que seguir vivos, conservando la memoria y liberando y fomentando la inteligencia”.

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua, Lecturas