Reflexiones de un científico-ciudadano

Richard P. Feynman es un físico norteamericano que obtuvo el Premio Nobel en 1965, compartido con J. Schwinger y S. Tomonaga, por sus trabajos en electrodinámica cuántica. Es un científico brillante y original que es conocido no sólo por sus investigaciones y aportaciones al mundo de la ciencia, sino también por su labor divulgativa y su calidad humana.

FEYNMANEn 1963 Richard P. Feynman fue invitado a impartir una serie de tres conferencias nocturnas en la Universidad de Washington. En ellas reflexiona sobre la sociedad, sobre el conflicto entre ciencia y religión, sobre las causas de la desconfianza general sobre los políticos y otros aspectos de similares características. Estas conferencias han sido publicadas de nuevo (la primera edición es de 1994) por la editorial Crítica en marzo de este año bajo el título “Qué significa todo eso. Reflexiones de un científico-ciudadano”. Su lectura me ha resultado muy amena e interesante, sobre todo, por la propuesta de Feynman de que es muy importante el impacto de las ideas de un campo del saber en otro. Como científico, Feynman conoce los métodos de la ciencia, sus ideas, las fuentes de su progreso, su disciplina mental, y nos propone establecer una relación e influencia entre ciencia y otros campos, en concreto con la política y la religión.

Feynman comenta que cuando nos referimos a la ciencia nos estamos refiriendo normalmente a una de estas tres cosas o a una mezcla de ellas: un método especial de descubrir cosas, el cuerpo de conocimientos que surge de las cosas descubiertas y las nuevas cosas que se pueden hacer cuando se ha descubierto algo, o la producción real de nuevas cosas. Este último campo se denomina normalmente tecnología.

La característica más obvia de la ciencia es su aplicación. Como consecuencia de la ciencia uno tiene poder para hacer cosas. Toda la Revolución industrial por ejemplo hubiera sido casi imposible sin el desarrollo de la ciencia. Ahora bien, dice Feynman, este poder para hacer cosas no incluye instrucciones sobre cómo utilizarlo, si utilizarlo para bien o para mal. Nos encontramos con muchas contradicciones. Quizás una de las más notorias es el desarrollo de la energía nuclear. Todos los problemas importantes de las relaciones entre ciencia y sociedad son de este tipo según Feynman. Cuando se le dice al científico que debe ser más responsable de sus efectos en la sociedad, a lo que se está aludiendo es a las aplicaciones de la ciencia. Pero las cuestiones científicas son independientes de las cuestiones morales. La gran pregunta para un ser humano es siempre “¿debería hacer esto?”. Y ¿cómo podemos responder a una pregunta semejante? Feynman recomienda dividirla en dos partes. Podemos decir: “Si hago esto, ¿qué sucederá?”. La segunda parte sería: “Bien, ¿quiero yo que esto suceda?”. La primera pregunta es susceptible de investigación científica, la segunda no.

lib-que-significa-todo-eso-978849892102Por otra parte también podemos reflexionar sobre la ciencia como método de descubrir cosas. Este método está basado en el principio de que la observación es el juez de si una cosa es así o no. Este es el principio de la ciencia, si existe una excepción a cualquier regla, y puede ser probada por observación, entonces dicha regla es falsa. El científico no trata de evitar la demostración de que las reglas son falsas; hay progreso y excitación justamente en lo contrario. Para observar bien hay que tener en cuenta que la observación no debe de ser burda, hay que ser muy cuidadoso, meticuloso. El razonamiento científico requiere cierta disciplina. Otra característica de la ciencia es la objetividad. Es necesario considerar objetivamente los resultados de la observación, porque el experimentador podría preferir un resultado a otro. Otro punto técnico muy importante es que cuanto más específica es una regla, más interesante resulta. Cuanto más preciso es el enunciado, más interés tiene el ponerlo a prueba. Además, el científico debe hacer conjeturas. El conocimiento no tiene valor real si todo lo que alguien puede decirme es lo que sucedió ayer. Es necesario decir qué sucederá mañana si se hace algo, uno debe estar dispuesto a arriesgarse.

Por lo tanto, los científicos están acostumbrados a tratar con la duda y la incertidumbre. Tenemos que admitir la posibilidad de que no tengamos toda la razón. De lo contrario, si uno ha tomado ya su decisión, es muy posible que no lo resuelva. Porque tenemos dudas es por lo que podemos proponer una búsqueda de nuevas ideas en nuevas direcciones. La libertad para dudar es una cuestión importante en las ciencias y lo debería ser en otros campos.

Si volvemos la vista atrás, nos comenta Feynman, parece que siempre hubo épocas en las que había gente que creía con fe absoluta y absoluto dogmatismo en algo. Eran tan serios en esta cuestión que insistían en que el resto del mundo tenía que estar de acuerdo con ellos. Y llegaban a hacer cosas que eran directamente incompatibles con sus propias creencias para mantener que lo que ellos decían era verdadero. Por eso en la admisión de la ignorancia y en la admisión de la incertidumbre hay una esperanza para el movimiento continuo de los seres humanos. La duda y la discusión son esenciales para progresar. Por eso Feynman cree que existe un conflicto entre ciencia y religión.

En general la gente piensa que una persona que tiene respuesta para todo es mejor que la que no las tiene. El resultado de esto es que el político debe dar una respuesta y “el resultado de esto” es que las promesas políticas nunca pueden mantenerse. Así, el siguiente resultado es un desdén general sobre la política. Todo se deriva, quizá, del hecho de que la actitud de la gente consiste en tratar de encontrar la respuesta  en lugar de tratar de encontrar a un hombre que tenga un modo de buscar la respuesta. La cuestión es cómo manejar la incertidumbre. Feynman nos anima a aprender de la ciencia.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua, Lecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s