La música nunca se detuvo

Oliver Sacks es un neurólogo inglés que vive y ejerce la medicina en Nueva York. Es conocido sobre todo por sus libros sobre la complejidad de la mente basados en experiencias con sus pacientes. Sacks nos cuenta siempre sus casos dando los menos datos posibles desde el punto de vista clínico y nos ofrece, sobre todo, las vivencias de las personas que padecen las enfermedades. El primer libro que leí de él fue Un antropólogo en marte en el que cuenta, entre otras,  la historia de Temple Grandin, una profesora con autismo capaz tan sólo de tratar y comprender a los animales pues la complejidad de las emociones humanas la hace sentir como «un antropólogo en Marte». Después me enteré de que era el autor de la obra del mismo título sobre la que se basa la famosa película Despertares (1990) protagonizada por Robin Williams y Robert De Niro. También leí El hombre que confundió a su mujer con un sombrero donde Oliver Sacks explica el caso de un músico cuya parte visual de su cerebro comienza a degenerar y tiene verdaderas dificultades para reconocer por la vista a las personas y las  cosas.

Oliver Sacks 2En todos los casos que nos cuenta, Sacks explica mecanismos de supervivencia del cerebro, de personas que ante su enfermedad se adaptan y encuentran otra manera de hacer las cosas. Un elemento recurrente en muchos de los casos que nos relata es la música. Sacks dice que el cerebro sintoniza mucho con la música, incluso en las personas poco musicales. Crecemos en un entorno en el que hay música por todas partes y el cerebro es muy sensible a ella. La música tiene también un gran poder organizativo sobre todo en las canciones infantiles. La gente suele recordar la letra de una canción si va acompañada de la música. En muchos casos la gente con afasia (perdida de la capacidad de producir o comprender el lenguaje) pueden mantener el lenguaje si está con música.  Sobre este tema, sobre la relación de la música y el cerebro humano escribió Musicofilia.

Hace unos días compré por curiosidad una película titulada La música nunca se detuvo (2011). Me llamó la atención porque ponía en la carátula que estaba basada en la historia de Oliver Sacks titulada El último hippie. Y El último hippie es una de las siete historias de Un antropólogo en marte. Parece ser que la película en España no ha pasado por los cines y se ha editado directamente en dvd hace muy poco.

la musica nunca se detuvo 2La música nunca se detuvo trata del valor terapéutico de la música, de la estrecha relación entre la música y los recuerdos. La película cuenta la historia de Gabriel (Lou Taylor Pucci) que ante la incomprensión de sus padres escapa en 1967 de su casa. Años más tarde, ya en los 80, Henry y Helen (J.K. Simmons y Cara Seymour) lo encuentran en un hospital con un enorme tumor cerebral. Gabriel es operado y pierde la memoria a corto plazo y queda convertido en prácticamente un vegetal. Los médicos descubren que la música despierta a Gabriel de su letargo y su padre, un gran aficionado a la música,  pide a una terapeuta musical (Julia Ormond) que ayude a su hijo. El problema surge al comprobar que no es la música compartida con el padre la que le ayuda, sino la de los 60, la que le acompañó en todas sus experiencias vitales de juventud. Así, gracias a Los Beatles, Bob Dylan, los  Rolling Stones y, sobre todo, los Grateful Deap, su grupo favorito, Gabriel recuerda y conecta con los demás.

La música es un factor clave para crear la identidad humana y, como dice Oliver Sacks, somos una especie tan lingüística como musical. La música nunca se detuvo ha sido una grata sorpresa.

“¿No os pasa que oís una canción y os traslada inmediatamente al momento en el que os enamorasteis de ella, como si no hubiese cambiado el tiempo?”

 

 

sintoniza mucho con la música, incluso en personas de las llamadas poco musicales. – See more at: http://www.eduardpunset.es/412/charlas-con/la-complejidad-de-la-mente-segn-oliver-sacks#sthash.OsTkPz4M.dpuf
sintoniza mucho con la música, incluso en personas de las llamadas poco musicales. – See more at: http://www.eduardpunset.es/412/charlas-con/la-complejidad-de-la-mente-segn-oliver-sacks#sthash.OsTkPz4M.dpuf
sintoniza mucho con la música, incluso en personas de las llamadas poco musicales. – See more at: http://www.eduardpunset.es/412/charlas-con/la-complejidad-de-la-mente-segn-oliver-sacks#sthash.OsTkPz4M.dpuf

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lo que oigo y lo que veo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s