La llegada de la primavera

Ha empezado la primavera y continuamente viene a mi cabeza una obra que me gusta mucho del artista inglés David Hockney: La llegada de la primavera en Woldgate

David Hockney nació en Bradford, una ciudad industrial de clase media. En 1937, a los 22 años,  se mudó a Londres para estudiar en el Royal College of Art. En 1963, Hockney visita New York y establece contacto con Andy Warhol y, más tarde,  visita  California y se queda a vivir allí.

Hockney es un gran dibujante, pero no le ha interesado nada el arte academicista, ni siquiera la abstracción o cualquier otro movimiento. En la década de los setenta pintaba retratos en lo que él denominaba estilo naturalista y, más tarde, cuando descubrió las infinitas posibilidades de la cámara Polaroid, comenzó a hacer cuadros puzles con miles de fotos descompuestas. Su larga etapa en Los Ángeles le convirtió en una celebridad. El azul de sus piscinas, las palmeras, los cielos brillantes, los retratos de actores y actrices de Hollywood, llenaron páginas de una iconografía con la que cosechó honores y aplausos. En aquellos años se convirtió en uno de los mitos del arte pop, una etiqueta que siempre quiso esquivar.

 

Hockney regresó a Inglaterra a principios de 2002. Tras más de 20 años viviendo en Los Ángeles, se sumergió de lleno en una húmeda primavera londinense cuando Lucian Freud le pidió que posara para él.

David Hockney es un artista que ha experimentado con el fax, la fotocopiadora, el ordenador, Photoshop, el iPhone y en 2010, cuando Apple lanzó el iPad, lo recibió con entusiasmo:  “La luz cambia con mucha rapidez en esta región, y tienes que elegir cómo representarla. Descubrí que el iPad me permite captarla enseguida, de un modo mucho más rápido que con la acuarela, por ejemplo”, asegura. “Es un medio estupendo para algunas cosas. A Turner le habría encantado”.

 

El iPad, entre otras cosas, le permitió cumplir uno de los objetivos que se marcó cuando volvió a Inglaterra. “Siempre había planeado plasmar en una gran pintura el inicio de la primavera, el momento en que aparecen las primeras hojas en las ramas más bajas de los árboles y parecen flotar en el espacio de modo maravilloso. Llevo siete años disfrutando de este momento, y cada año lo observo con mayor atención. He descubierto que la velocidad aumenta con el tiempo”. La obra La llegada de la primavera en Woldgate, East Yorkshire, de 2011 está formada por 32 óleos y forma parte de una obra de 52 piezas.

 

La llegada de la primavera en Woldgate

La llegada de la primavera en Woldgate

 

Su último reto ha sido tratar de capturar la grandeza natural de Yorkshire y, para ello, ha recurrido a la grabación de varias piezas digitales, fascinado por la técnica de grabación de vídeo digital.

Las citas del artista son del catálogo de la exposición David Hockney. Una visión más amplia, editado por el Guggenheim Bilbao y Turner.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lo que oigo y lo que veo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s