Tres veces al amanecer

Me gusta como escribe Alessandro Baricco. Me gustó Seda, la novela que lo hizo famoso, me gustó su obra de teatro Novecento. Un monólogo (obra e n la que está basada la estupenda película de Giussepe Tornatore, La leyenda del pianista en el océano), me gustó Homero, Iliada, su particular versión de la gran obra clásica. Me sorprendió mucho y gratamente su última obra Mr. Gwyn. También me ha ganado con sus ensayos: Next (sobre la globalización y el mundo que viene) y Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación (especialmente recomendable). Por eso cuando vi en la sección de novedades de la librería Tres Veces al amanecer lo compré sin dudarlo.

Alessandro Barico nos cuenta en una nota al inicio de la obra que en su última novela Mr. Gwyn se alude, en un momento dado, a un breve libro escrito por un angloindio, Akash Narayan, titulado Tres veces al amanecer. Se trata de un libro imaginario que decide escribir.

PruebaAMANECER-4:Maquetaci—n 1En Tres veces al amanecer Baricco nos cuenta tres breves historias. En la primera, una mujer joven entra en un hotel y se encuentra con un hombre de negocios que está esperando el momento de abandonarlo para emprender algunas operaciones comerciales. En la segunda, un hombre mayor, portero de hotel, escapa junto a una joven adolescente del novio de ésta. En la última, una mujer policía decide que el lugar donde se da refugio a un niño que ha vivido una desgracia no es el adecuado y se lo lleva a un sitio que considera más seguro. Las tres historias ocurren en mitad de la noche y acaban justo al amanecer.

El autor alterna largos diálogos, desnudos y sin indicaciones, con párrafos descriptivos. Las historias que tienen ciertos ingredientes policiacos, son independientes y pueden leerse en otro orden. La lectura es fácil, fluida y breve.

Todos estos datos pueden resultar atractivos pero la originalidad de la obra está en que los protagonistas son los mismos en las tres historias: “Narran de hecho la historia de dos personajes que se encuentran tres veces, aunque cada una de ellas es la única, y la primera, y la última. Pueden hacerlo porque habitan un Tiempo anómalo que inútilmente buscaríamos en la experiencia cotidiana. Los establecen las narraciones, de tanto en tanto, y éste es uno de sus privilegios.”

En la primera historia la protagonista nos dice que uno nunca cambia de verdad, “como uno es de niño lo será durante toda la vida, no es para cambiar por lo que se puede empezar desde cero”. “Se empieza desde cero para cambiar de mesa”, “cambiar las cartas es imposible, lo único que nos queda es cambiar la mesa de juego”. En cada uno de los encuentros los protagonistas se sientan en una nueva mesa para jugar una nueva partida.

Una lectura muy recomendable.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s