Fernando Argenta: un clásico

Fernando Argenta comenzó a emitir su programa de radio “Clásicos Populares” en 1976, en RNE, y no dejó de hacerlo hasta su prejubilación en 2008. La suya fue una larga trayectoria apoyando y difundiendo la música clásica. El martes de la semana pasada, 3 de diciembre, falleció a causa de un cáncer de páncreas a los 68 años.

Le escuché montones de veces mientras estudiaba, conducía o descansaba y siempre consiguió hacerme sonreír porque además de ser  un magnífico profesional, buen comunicador y riguroso en su quehacer, tenía un impagable  sentido del humor. Amor a la música con humor.

Con mi hija le seguí también en esos locos programas que hacía en la 2, los sábados por la mañana, El Conciertazo. Y también le leí. Argenta escribió  Clásicos Populares, El Conciertazo y Pequeña historia de la música. Y también Los clásicos también pecan. La vida íntima de los grandes músicos.

Los clásicos también pecanComo él bien explica en el prólogo de este entretenido libro, el respeto reverencial que se tenía hacia los grandes genios de la música en determinados círculos de la sociedad hizo que otros sectores mayoritarios se alejaran de ellos. Conociendo sus vidas y descubriendo a través de ese conocimiento que ellos también fueron “pecadores”, nos parecerán más humanos y los entenderemos mejor y apreciaremos más su música.

Para Fernando Argenta la música no necesitaba explicación alguna, ni siquiera entendimiento. La música no hay que entenderla, hay que sentirla. Pero para comprender por qué nos emociona especialmente una determinada música puede ser revelador conocer la personalidad del compositor, así como ciertas circunstancias de su vida. La genialidad es y será siempre un misterio y la mayoría de las veces hay que disociar el aspecto externo de un genio, la fachada, de su vida interior, de su capacidad para emocionarse y emocionarnos.

En Los clásicos también pecan Fernando Argenta nos acerca a la vida de trece grandes músicos entre los que se encuentras sus favoritos, el Viejo Peluca (Bach), el Sordo Genial (Beethoven) y el Cura Pelirrojo (Vivaldi).

La obra se inicia contándonos los amores de Vivaldi que ingresó en el seminario a la edad de quince años y fue ordenado diácono con diecisiete. Vivaldi creció en un ambiente de costumbres disipadas en su Venecia natal. Su reputación estuvo unida a los cotilleos sobre su relación con una jovencísima cantante llamada Anna Giró. Gracias a él, la Giró se convirtió en una aceptable cantante de ópera. Pero además de Anna Giró, también acompañaba a Vivaldi en sus viajes, la hermana de ésta, Paolina. Al parecer a Vivaldi le gustaban más los tríos que los dúos. La actividad de Vivaldi fue febril, componía conciertos como churros, lo llamaban también Antonio “Fa Presto” por la velocidad a la que escribía su música, compuso alrededor de ochocientas obras. Su música lleva su sello inconfundible y tiene ejemplos de una gran belleza, es un antídoto contra la depresión.

Junto a la vida amorosa de los grandes compositores Fernando Argenta hace un recorrido breve por su biografía y por supuesto por su música, permitiéndonos conocerlos mejor.

Fernando ArgentaEn un Anexo al final del libro, Argenta nos habla de que en su programa Clásicos Populares tuvo una sección titulada “La obra de la semana” con la que pretendió dar a conocer obras, o fragmentos de obras, que para él eran especialmente bellas. Al final de cada año sometían a la votación de los oyentes las obras escuchadas en la sección y, con las obras más votadas, componían la clasificación de “la obra del año”. Argenta nos ofrece “las obras de la semana” de los trece autores que nos presenta, facilitándonos el acercamiento a su música.

Hablar de Fernando Argenta en ganartiempo es mi particular manera de agradecerle su empeño por hacernos pensar que la música clásica no es un rollo, por ponerlo tan fácil. Su muerte ha sido una gran pérdida.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Lecturas, Lo que oigo y lo que veo

2 Respuestas a “Fernando Argenta: un clásico

  1. Ernán Dezá

    Veía el Conciertazo aquí en Suecia. Me parecía una manera deliciosa de acercar a los niños a la música. Loable esfuerzo. Es una pena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s