Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura

“Durante el invierno de 196…, un hombre anormalmente gordo estuvo a punto de caerse al estanque de agua sucia donde se bañaban los osos blancos.” Hasta ese día el hombre gordo no se separaba de su hijo en ningún momento, iban juntos a todas partes, comían juntos… Para el hombre gordo su hijo Mori, retrasado mental, suponía una carga bastante pesada y le gustaba verse como una víctima pero también sabía que él se lo había buscado. Este hombre gordo es el protagonista del cuento Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura del escritor japonés, ganador del Premio Nobel en 1994, Kenzaburo Oé.

Kenzaburo-Oe

El hombre gordo dormía solo desde hacía unos años en la cama de matrimonio que había compartido con su mujer y se quejaba de que su madre no le hacía ni caso, sobre todo, cuando le preguntaba sobre su padre y su reclusión hasta su muerte. Necesitaba saber cuál era la naturaleza de la locura de su padre para entender mejor la suya. Su madre se negaba a darle explicación alguna y él se había propuesto reconstruir la imagen del aquel hombre.

Al hombre gordo le gustaban los niños y hasta aquel día decisivo en el que estuvo a punto de caer en el estanque de los osos, no había logrado jamás conciliar el sueño sin tener un brazo extendido hacia la cama de su hijo, instalada junto a la cabecera de la suya, con el fin de protegerlo en todo momento. Pero aquel día se planteó si “¿no cabía la posibilidad, mirándolo bien, de que fuera él el hombre gordo que supuestamente dormía con su brazo extendido para prestar ayuda a su hijo, quien buscara la cálida manita de la criatura para reponerse después de haber sido arrancado del sueño por alguna terrorífica pesadilla en plena noche…?”

Dinos cómo sobrevivirEl hombre gordo llevó a su hijo a que le revisaran la vista y descubren que no distingue los colores y que no puede ver más allá de unos pocos metros. Decidido a comprobar por él mismo el diagnóstico, lleva a su hijo al zoo donde se extravían y acaban encontrándose con un grupo de jóvenes jornaleros que le agreden y le tiran al estanque de los osos. El hombre gordo pierde a su hijo y desesperado, creyendo que el niño no podrá sobrevivir sin él, pide ayuda. Por fin encuentra a su hijo que había sido recogido por la policía, sano y salvo. Así, el hombre gordo se da cuenta de que su hijo puede sobrevivir sin él. Los lazos entre él y su hijo se habían roto. Por otra parte también decide quemar todo lo que había escrito sobre su padre.

El hombre gordo quiere ser un hombre nuevo, adelgaza y va a la sauna al menos una vez a la semana. “Un día de primavera, hacia el mediodía, mientras se duchaba después de la sauna, vio delante de él a un desconocido de piel bronceada que le intrigó profundamente. El vaho que empañaba el espejo sin duda estaba allí por algún motivo: ese desconocido era él. A fuerza de observar la imagen que llenaba el espejo, fue advirtiendo en ella numerosos síntomas de desequilibrio mental. Pero, esta vez, ya no tenía ni hijo ni padre con quienes compartir la locura que se apoderaba de él cada vez con más fuerza, amenazando con invadirlo por entero. La única libertad que le quedaba contra esa locura, era la de hacerle frente en solitario”.

El hombre gordo se aferraba a la supuesta locura de su padre y a la discapacidad de su hijo. Todos hacemos más o menos algo parecido. Nos aferramos a la pérdida o a la culpa.

Además de esta historia en el libro titulado Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura,  podemos encontrar otros dos cuentos, Agüí, el monstruo del cielo y El día que él se digne enjugar mis lágrimas. Realmente muy recomendable la obra de  Kenzaburo Oé.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s