Los horrores de la dictadura

Hoy se cumplen 40 años del asesinato de Salvador Allende en el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile. 40 años del golpe de estado de Pinochet. Según Amnistía Internacional hubo más de 3.000 desapariciones forzadas y miles de personas fueron torturadas y miles más se vieron obligadas a exiliarse del país. Todavía hoy muchas de las víctimas de la dictadura de Pinochet buscan justicia y reparación por el retraso en los procedimientos judiciales.

Durante estos días numerosos actos públicos, exposiciones, artículos periodísticos, publicación de libros, etc. conmemoran este aniversario. Tanto el golpe de estado y dictadura de Pinochet como la muerte de Salvador Allende han proporcionado a las artes, y particularmente a la literatura y el cine, un material excepcional para la reflexión sobre estos acontecimientos, la violencia, el abuso de poder, la falta de libertad de expresión…

En el periódico El País aparecen hoy dos artículos, Mapa literario del golpe de Pinochet y sus secuelas y El cine que retrató la dictadura de Pinochet, que hacen un recorrido por diferentes obras literarias y películas que trataron el golpe militar, la vida en la dictadura, la tortura o la figura de Salvador Allende. No conozco todas las obras que recogen pero quiero recordar aquí dos de las películas que mencionan.

Desaparecido (1982) de Costa-Gavras ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes y un Oscar al mejor guión adaptado. Está protagonizada por un magnífico Jack Lemmon y cuenta la historia de la desaparición de Charles Horman, un joven periodista norteamericano, tras el golpe de estado del general Pinochet. Su padre (Lemmon) y su mujer intentan averiguar su paradero pidiendo ayuda a distintas instituciones pero viven una verdadera agonía víctimas de numerosas trabas burocráticas.

Los que la habéis visto seguro que la recordáis perfectamente porque es una película que impacta. También recordareis su banda sonora, otra de las siempre memorables bandas sonoras de Vangelis.

La otra película es La muerte y la doncella (1994) de Roman Polanski. Esta película está basada en una obra de teatro de Ariel Dorfman sobre una víctima de la tortura y la transición democrática de Chile. Polanski en esta película consigue de forma magistral un ambiente de creciente tensión y suspense. Paulina Escobar y su marido Gerardo viven en un país sudamericano que acaba de salir de una dictadura. Una noche Gerardo llega a su casa con  un desconocido, el doctor Miranda, que lo recoge en la carretera cuando su coche se estropea. Paulina cree reconocer en él a la persona que la torturó cuando estuvo encarcelada. Decidida a saber la verdad, lo somete a un durísimo cautiverio para conseguir que confiese. El que fue torturador de Paulina, al que ella no pudo ver porque siempre llevaba los ojos vendados, escuchaba siempre durante los abusos, La muerte y la doncella de Schubert. El cuarteto de Schubert aparece y desaparece constantemente en la película, llegando a inquietar con sus contundentes notas a medida que se nos van dando más datos sobre la tortura de Paulina. La escena final en el acantilado es uno de los momentos más inquietantes y tensos de toda la filmografía de Polanski.

Si tenéis ocasión no dejéis de ver por primera o segunda vez estas interesantes películas. Son un buen recordatorio de los horrores de las dictaduras.

//

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua, Lo que oigo y lo que veo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s