Por la escuela pública (2)

El pasado domingo en el suplemento Negocios del diario El País, pude leer un excelente artículo titulado Educación: cambiarlo todo para que todo siga igual de los catedráticos de economía Jesús Fernández-Villaverde y Luis Garicano.

Los autores plantean que tras tantas reformas educativas seguimos sin cambiar una cuestión clave en la educación: el protagonismo de la memorización y la rutina como método educativo. “La educación en España enfatiza la memoria, la repetición de tareas, la actitud pasiva del estudiante y la “dificultad” como un objetivo en sí mismos” Demasiados estudiantes españoles no saben construir un argumento, escribir, presentar en público o analizar datos.

estudiandoLa falta de medios y nuestra mentalidad han influido negativamente. La educación en España nunca ha contado con los apoyos suficientes. Formar estudiantes creativos es más costoso que dictar apuntes y todavía encontramos a profesores que presumen de que en su asignatura solo  aprueban el 10% de sus alumnos. Por otra parte, la selección de los funcionarios de las Administraciones públicas se sigue realizando por medio de un sistema de oposiciones decimonónico donde es más importante memorizar que demostrar la habilidad para contrastar hipótesis o resolver problemas. Lo que quieren los estudiantes es que les den “los apuntes” para poderlos fotocopiar, memorizarlos y olvidarse de ellos lo más rápidamente posible.

En definitiva, el interés de todos por controlar la educación tiene quizás más que ver con la obsesión de crear “adeptos”, y para ello qué mejor que un sistema de aprendizaje que consiste en “repite lo que te he dicho y no cambies ni una coma”, que con promover la descentralización de la información, la capacidad de encontrarla y analizarla.

Pero estas cuestiones no se plantean en la reformas. En la novela de Lampedusa El Gatopardo, el personaje de Tancredi declara a su tío Don Fabrizio la conocida frase: “Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie“. Siete reformas educativas en 35 años (1980, 1985, 1992, 1995, 2002, 2006 y 2013) y estamos en las mismas.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua

Una respuesta a “Por la escuela pública (2)

  1. Pingback: 2013: año difícil | ganartiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s