Resiliencia

El hermano de una amiga muy querida está muy enfermo y fui a hacerle una visita hace unos días. Los tres charlábamos de forma animada en su habitación del hospital poniendo ejemplos de las cosas que diariamente más nos gustaban hacer. Si consigo dormir hasta las siete de la mañana, el desayuno es uno de mis mayores placeres, comentaba él. Mi amiga decía disfrutar especialmente las últimas horas del día, entrar en la cama y sentir el silencio de la casa. No hay nada mejor que la cama cuando hay sueño, el agua cuando hay sed. Pequeños placeres que nos ayudan a sobreponernos en situaciones difíciles.

Casualmente ese día leí una entrada en el Blog de Alberto Sicilia titulado Las 10 virtudes para ser una persona completa en la que comenta que el escritor suizo Alain de Botton (otra vez este señor, lo que son las cosas) respondió a las críticas que recibió su obra Religión para ateos, planteando la pregunta ¿Cuáless son las 10 virtudes más importantes para un ser humano? La primera de su lista es la siguiente:

1.- Resiliencia: Seguir adelante cuando sólo vemos oscuridad en nuestro futuro. Aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier vida humana. No asustar a otras personas con nuestros miedos.

La Real Academia Española de la lengua define resiliencia, en el avance de la vigésima tercera edición, como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, también como la  capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación.

Para seguir adelante en momentos de especial dificultad son necesarios esos pequeños placeres cotidianos.

Francesco Piccolo, escritor y guionista italiano, publicó en 2010 Momentos de inadvertida felicidad (Anagrama, 2012). Un libro breve, fragmentado, que se puede leer de forma interrumpida y en los que el autor nos habla de momentos incorrectos en los que nos revela debilidades que nunca se cuentan y también momentos de inadvertida felicidad:

Inadvertidafelicidad“La primera y la última página de un libro”

“El momento en que termina el ruido del centrifugado de la lavadora”

“Caminar de puntillas sobre el suelo recién fregado, con una contracción de los músculos que pretende hacerte creer que has obtenido una ligereza tal que el suelo no va a ensuciarse”

“Algunas noches insomnes, cuando me despierto a las cuatro y me levanto, me hago un café y en casa están durmiendo todos, mejor dicho, están durmiendo todos en todas partes, y tengo horas por delante en las que puedo hacer cosas y adelantarme así al resto del mundo”

Mi amiga sabe mucho de esos momentos de inadvertida felicidad que le ayudan a “asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas, Sin pensarlo dos veces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s