Archivo mensual: abril 2013

Moisés Yagües

Perdón por el desorden

Perdón por el desorden

Quiero recomedaos la obra de un artista plástico que me gusta mucho y que conocí gracias a una exposición suya, Cabeza Habitada, que en 2008 se realizó en el Centro Cultural de El Carmen del Ayuntamiento de Murcia. Moisés Yagües (Molina de Segura, 1972), pintor, dibujante y grabador,  ha expuesto en diferentes centros artísticos nacionales e internacionales a lo largo de su trayectoria artística, ha participado en ferias de arte y en numerosas exposiciones individuales y colectivas con gran éxito.
Cabeza llena

Cabeza llena

Sus obras nos presentan personajes anónimos que protagonizan situaciones que nos hablan de desesperanza, desconcierto, de ideas aparentemente inocentes bajo un disfraz divertido. Yagües documenta de manera gráfica retazos del acuciante entorno en el que nos encontramos inmersos. Historias y sentido del humor. Él mismo dice que en el origen de sus creaciones han influido su pasión por los comic y la lectura.
Me llaman especialmente la atención los títulos que pone a sus obras y a sus proyectos. Complementos perfectos que añaden compresión al mensaje que nos intenta transmitir.
El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos

El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos

Hasta hace unos días se podía visitar en la Galería de Arte Alfara en Oviedo su exposición Primavera que no llega.
Llegar al otro lado. Intervención

Llegar al otro lado. Intervención

Eva Poyato y Salva Torres cuando presentan esta exposición  nos dicen que “en Primavera que no llega, Yagües narra pequeñas historias, situaciones y  personajes que intentan sobrevivir al conjunto de desastres que nos rodean. Obras  aparentemente  lúdicas, pero cargadas de un gran sentido crítico  e irónico. El desencanto que se refleja en la sociedad que nos rodea se hace presente en los personajes de Primavera que no llega. Personajes anónimos que se sienten incómodos y contradictorios ante la sociedad que les ha tocado vivir. Para Yagües el arte es un arma cargada de crítica e ironía, y lo entiende como un juego pero que hay que tomarse muy en serio,  invitando al espectador a reflexionar sobra la vida”.

Es peligroso asomarse al exterior

Es peligroso asomarse al exterior

En febrero de 2012 se inauguró en la Galería de Arte Contemporáneo On Line Plastiké la exposición de grabados titulada A menudo saco deducciones extrañas.

A menudo saco deducciones extrañas

A menudo saco deducciones extrañas

La exposición estrá en Internet hasta el 6 de agosto de este año.

Casi siempre estoy mirando

Casi siempre estoy mirando

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lo que oigo y lo que veo

Rayuela, 50 años

Este año se cumplen 50 años de la publicación de la novela Rayuela de Julio Cortázar. He pensado que celebrar este aniversario era también una buena forma de celebrar el próximo día del libro.

Leí Rayuela en los años 80, con veinte años. Estaba en la Universidad y recuerdo que su lectura me ofreció una visión particular del mundo y de la literatura, un experimento que me cautivó. Y eso a pesar de que me pareció un tanto machista con el personaje de La Maga y de que había capítulos que no entendía e incluso que no me interesaron. De aquella época guardo dos ediciones de la obra y el recuerdo de algunos de sus capítulos más memorables.

Rayuela

“A su manera este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros”, explica al comienzo de Rayuela el autor. Cortázar invita a los lectores a elegir su propio camino en la lectura: de forma corriente, acabando en el capítulo 56 (“al pie del cual hay tres vistosas estrellitas que equivalen a la palabra Fin”). Y añadía: “Por consiguiente, el lector prescindirá sin remordimientos de lo que sigue”. La otra opción era empezar por el capítulo 73 y continuar con la siguiente propuesta:

orden de los capítulos de rayuela

También podía leerse en el orden que el lector lo deseara: “Intenté escribir un libro en donde el lector, en vez de leer la novela consecutivamente, tuviera diferentes opciones, lo cual le situaba ya casi en un pie de igualdad con el autor, porque el autor también había tomado diferentes opciones a la hora de escribir el libro”. Buscaba un lector cómplice.

La obra tiene tres secciones, “El lado de allá” (París, capítulos 1 a 36), “El lado de acá” (Buenos Aires, capítulos 37 a 56), y “De otros lados”, que agrupa textos muy distintos entre sí: recortes de periódico, citas de libros y textos atribuidos a Morelli, un viejo escritor, que hace las veces de álter ego de Cortázar.

En París, Horacio Oliveira, porteño de clase media,  conoce a La Maga, joven uruguaya que se enamora de él. Junto a sus amigos, los integrantes del Club de la Serpiente, emprenden interminables discusiones sobre la vida y el arte. En Buenos Aires trabaja con Talita y Traveler, primero en un circo y después en un manicomio. En Talita, Oliveira creerá ver, una y otra vez, a la Maga.Talita que, haciendo equilibrios en un tablón entre las ventanas de Horacio y Traveler, es símbolo de la peculiar vinculación entre los dos viejos amigos.

Cortázar nos explica de Oliveira: “El problema central para el personaje de Rayuela, con el que yo me identifico en este caso, es que él tiene una visión que podríamos llamar maravillosa de la realidad. Maravillosa en el sentido de que él cree que la realidad cotidiana enmascara una segunda realidad que no es ni misteriosa, ni trascendente, ni teológica, sino que es profundamente humana, pero que por una serie de equivocaciones ha quedado como enmascarada detrás de una realidad prefabricada con muchos años de cultura, una cultura en la que hay maravillas pero también profundas aberraciones, profundas tergiversaciones. Para el personaje de Rayuela habría que proceder por bruscas interrupciones en una realidad más auténtica”.

“La rayuela se juega con una piedrita que hay que empujar con la punta del zapato. Ingredientes: una acera, una piedrita, un zapato, y un bello dibujo con tiza, preferentemente de colores. En lo alto está el Cielo, abajo está la Tierra, es muy difícil llegar con la piedrita al Cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale del dibujo. Poco a poco, sin embargo, se va adquiriendo la habilidad necesaria para salvar las diferentes casillas (rayuela caracol, rayuela rectangular, rayuela de fantasía, poco usada) y un día se aprende a salir de la Tierra y remontar la piedrita hasta el Cielo, hasta entrar en el Cielo, (Et tous nos amours, sollozó Emmanuèle boca abajo), lo malo es que justamente a esa altura, cuando casi nadie ha aprendido a remontar la piedrita hasta el Cielo, se acaba de golpe la infancia y se cae en las novelas, en la angustia al divino cohete, en la especulación de otro Cielo al que también hay que aprender a llegar. Y porque se ha salido de la infancia (Je n’oublierai pas le temps des cérises, pataleó Emmanuèle en el suelo) se olvida que para llegar al Cielo se necesitan, como ingredientes, una piedrita y la punta de un zapato.” Capítulo 36

rayuela vacia

El crítico y escritor Juan Mendoza nos dice que “leída en los 2000, Rayuela es un gran hipertexto de papel, lleno de referencias e imágenes adjuntas, sonidos y notas musicales, con links que reenvían de una zona a otra del libro. No sería extraño tropezar con una edición en la web: una versión de la novela con ruidos, fotos, dibujos con líneas rotas, collages y canciones”.

Rayuela tiene banda sonora, música de jazz que protagoniza también las reuniones del Club de la Serpiente: Bix Beiderbeke, Louis Armstrong, Bessie Smith, Coleman Hawkins, Big Bill Broonzy, Champion Jack Dupree, Duke Ellington y otros clásicos del jazz.

” Y la Maga estaba llorando, Guy había desaparecido, Etienne se iba detrás de Perico, y de Gregorovirus, Wong y Ronald miraban un disco que giraba lentamente, treinta y tres revoluciones y media por minuto, ni una más ni una menos, y en esas revoluciones Oscar´s Blues, claro que por el mismo Oscar al piano, un tal Oscar Peterson, un tal pianista con algo de tigre y felpa, un tal pianista triste y gordo, un tipo al piano y la lluvia sobre la claraboya, en fin, literatura.”

//

1 comentario

Archivado bajo Lecturas

Resiliencia

El hermano de una amiga muy querida está muy enfermo y fui a hacerle una visita hace unos días. Los tres charlábamos de forma animada en su habitación del hospital poniendo ejemplos de las cosas que diariamente más nos gustaban hacer. Si consigo dormir hasta las siete de la mañana, el desayuno es uno de mis mayores placeres, comentaba él. Mi amiga decía disfrutar especialmente las últimas horas del día, entrar en la cama y sentir el silencio de la casa. No hay nada mejor que la cama cuando hay sueño, el agua cuando hay sed. Pequeños placeres que nos ayudan a sobreponernos en situaciones difíciles.

Casualmente ese día leí una entrada en el Blog de Alberto Sicilia titulado Las 10 virtudes para ser una persona completa en la que comenta que el escritor suizo Alain de Botton (otra vez este señor, lo que son las cosas) respondió a las críticas que recibió su obra Religión para ateos, planteando la pregunta ¿Cuáless son las 10 virtudes más importantes para un ser humano? La primera de su lista es la siguiente:

1.- Resiliencia: Seguir adelante cuando sólo vemos oscuridad en nuestro futuro. Aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier vida humana. No asustar a otras personas con nuestros miedos.

La Real Academia Española de la lengua define resiliencia, en el avance de la vigésima tercera edición, como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, también como la  capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación.

Para seguir adelante en momentos de especial dificultad son necesarios esos pequeños placeres cotidianos.

Francesco Piccolo, escritor y guionista italiano, publicó en 2010 Momentos de inadvertida felicidad (Anagrama, 2012). Un libro breve, fragmentado, que se puede leer de forma interrumpida y en los que el autor nos habla de momentos incorrectos en los que nos revela debilidades que nunca se cuentan y también momentos de inadvertida felicidad:

Inadvertidafelicidad“La primera y la última página de un libro”

“El momento en que termina el ruido del centrifugado de la lavadora”

“Caminar de puntillas sobre el suelo recién fregado, con una contracción de los músculos que pretende hacerte creer que has obtenido una ligereza tal que el suelo no va a ensuciarse”

“Algunas noches insomnes, cuando me despierto a las cuatro y me levanto, me hago un café y en casa están durmiendo todos, mejor dicho, están durmiendo todos en todas partes, y tengo horas por delante en las que puedo hacer cosas y adelantarme así al resto del mundo”

Mi amiga sabe mucho de esos momentos de inadvertida felicidad que le ayudan a “asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”.

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas, Sin pensarlo dos veces

Leer para ver con nuevos ojos

¿De qué forma se vincula la literatura con el conocimiento más allá de la experiencia estética?

Gracias a una entrada en el Blog de Trànsit Proyectes descubrí una interesante reflexión sobre la lectura del filósofo y escritor suizo Alain de Botton. El escritor se plantea que la literatura es un buen instrumento para adquirir nuevas formas de observación e interpretación de lo que nos rodea. Como dijo Proust “El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos.” Cuando leemos un libro descubrimos el mundo que construye el escritor y éste pone su atención sobre lo más significativo, nos ofrece un punto de vista particular y diferente. Lo que nos propone  De Botton es que con la lectura, iniciamos un proceso de aprendizaje y no solamente vemos con nuestros ojos el mundo que pone ante nosotros el autor de una obra, sino que nosotros, lectores, aprendemos a ver el mundo con los ojos del escritor.

camb-proustAlain  de Botton escribe  en Cómo cambiar tu vida con Proust una particular biografía del escritor francés. Es una invitación a leer a Proust, a usar a Proust para pensar sobre la vida. Anima a ver el mundo moderno con los ojos del escritor en lugar de querer ver el mundo del escritor con ojos modernos.

Os copio un breve fragmento de la obra que me parece interesante y que ilustra perfectamente como la literatura es una buena forma de acceso al conocimiento, al mundo.

“Proust tenía un amigo llamado Gabriel de la Rochefoucauld. Era un joven aristócrata, uno de cuyos antepasados había escrito, en el siglo XVII; un libro famoso, breve y conciso, a quien le agradaba pasar el tiempo en los lugares nocturnos más atractivos de París, hasta el punto de que alguno de sus más sarcásticos contemporáneos lo había rebautizado como «el De la Rochefoucauld de chez Maxim’s». Sin embargo, en 1904 Gabriel renunció a la vida noctámbula para dedicarse a la literatura. El resultado de sus desvelos fue una novela titulada El amante y el doctor, que envió a Proust cuando no era más que un manuscrito recién terminado, pidiéndole que se lo comentase y le diera los consejos que considerara oportunos.

«Ten presente que has escrito una espléndida novela, muy convincente sin duda; una soberbia obra trágica, de compleja y consumada maestría artística», indicó Proust a su amigo, quien bien pudo formarse una impresión ligeramente distinta después de leer la muy extensa carta que antecedía a este elogio. Diríase que aquella soberbia obra trágica presentaba algunos problemas, el menor de los cuales no era que estuviera repleta de clichés: «Hay algunos espléndidos paisajes de grandes proporciones en tu novela -explicó Proust con gran delicadeza-, pero en ocasiones uno desearía que estuviesen pintados con más originalidad. Es muy cierto que el cielo parece estar en llamas a la puesta del sol, pero eso es algo que se dice demasiado a menudo, y esa luna que luce con discreción es un poco sosa y falta de brillo.»

Podríamos preguntarnos por qué Proust ponía toda clase de reparos a las frases que se utilizaban con demasiada frecuencia. A fin de cuentas, ¿no luce la luna con discreción? ¿No parece envuelto en llamas un atardecer? ¿No son los clichés buenas ideas que han terminado por ser lógicamente populares?

El problema de los clichés no es que contengan ideas falsas, sino más bien que son la expresión superficial de muy buenas ideas. El sol muchas veces arde cuando se pone, y la luna suele brillar con discreción, pero si seguimos diciendo esto cada vez que vemos el sol o la luna, terminaremos por pensar que ésa es la última palabra que se puede decir al respecto, no la primera. Los clichés van en detrimento de la expresión en tanto nos inducen a pensar que describen de modo apropiado una situación, cuando en realidad suponen un mero arañazo superficial. Y si esto tiene importancia, es porque nuestra forma de hablar está, en definitiva, vinculada a nuestra forma de sentir, ya que la manera en que describimos el mundo tiene que reflejar a ciertos niveles cómo lo experimentamos.”

Cómo cambiar tu vida con Proust. Alain de Botton.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas

El primer año de Ganartiempo

“Hay un aliciente tremendo en meter las narices en lo desconocido” Eduardo Chillida

Birthday Cupcake With Lit CandleHace unos días que este blog ha cumplido un año. El 29 de marzo del año pasado publicaba mi primera entrada, Basura espacial, animada por el interés de aprender a utilizar una herramienta tan potente y que ha cambiado el panorama del mundo de la comunicación, del periodismo, de la política, de la educación…  todos han tenido que incorporarla. No estaba segura de poder publicar con regularidad y, sobre todo, de despertar interés por lo que yo pudiera escribir. Lo inicié animada por mis amigos y, sobre todo, como ejercicio de aprendizaje y de reflexión compartida. Ya ha pasado un año.

Un año más por delante. Otra vez primavera…

Javier Gomá en la introducción titulada “El rotar de las estaciones” que hace a su obra Todo a mil. 33 microensayos de filosofía mundana nos cuenta que el rotar de las estaciones nos recuerda que este mundo ofrece una pluralidad de escenarios pero también que el número de ellos no es infinito. “La pluralidad en este caso no conduce a un relativismo incontrolable de situaciones en el que todo es posible porque, cuando la multiplicidad alcanza un cierto número todavía corto, empieza la repetición (…) Los escenarios del mundo acaban repitiéndose y esas regularidades permiten la generalización del pensamiento”. Pero también nos comenta que por otra parte, las estaciones en continua repetición nunca son idénticas para cada hombre. Ya está aquí otra vez la primavera pero nosotros ya no somos los mismos. Novedad y repetición. Nada de lo que yo escribo es absolutamente novedoso pero quizá consiga una llamada de atención, un matiz distinto. Inicio así un nuevo año “blogero” con el ánimo y la creencia de que podemos compartir puntos de vista e ideas.

Hay que celebrarlo

Fuegos artificiales

Os aseguro que los fuegos artificiales del informe anual que WordPress me envió sobre este blog eran bastante menos espectaculares. Lo que si os puedo asegurar es que ha sido un reto publicar cada semana y también una buena experiencia, por eso me parece importante celebrar este primer aniversario. Y quiero celebrarlo con vosotros (no hace falta que os nombre), cómplices de mis esfuerzos.  Hay millones de blog así que todos los días sigo sorprendiéndome de que le dediquéis un poco de vuestro tiempo a leerme.

Gracias a vuestro interés y a vuestra ayuda algunas personas que no me conocen se han acercado a este sitio, gracias a vuestra recomendación me invitaron a hablar sobre Ganartiempo en la radio y gracias a vuestra insistencia supero mi inseguridad y torpeza.

Sigo pensando que vivir tiene mucho que ver con encontrar cosas que contarse y compartir, contrastar visiones; también que la vida hay que entenderla como una suma, que lo común enriquece. Poner en común, compartir, para conversar, para conocer, para ganar tiempo.

1 comentario

Archivado bajo Sin pensarlo dos veces