Archivo mensual: diciembre 2012

En cumplimiento del deber

Hace unos días un amigo me envió un resumen del experimento Milgram. Lo cierto es que no recuerdo como conocí a este psicólogo norteamericano, Stanley Milgram, profesor de la Universidad de Yale donde realizó sus investigaciones, ni por qué leí sobre sus experimentos, pero al volver a leer “Los peligros de la obediencia” pensé en los empleados de los bancos y en los funcionarios  que intervienen en los desahucios, en nuestra complicidad con la violencia y la represión, en tantas situaciones cotidianas en el trabajo en el que el “cumplimiento del deber”  nos hace participar, por miedo o por ignorancia, de las medidas represoras del sistema.

Milgram realizó una serie de experimentos para averiguar cuánto dolor infligiría un ciudadano común a otra persona simplemente porque un experimentador le ordenara hacerlo. Los resultados fueron bastante sorprendentes ya que más del 60% de los participantes obedecieron en todo. Bajo condiciones de influencia directa de quien ostenta la autoridad y bajo la amenaza de un peligro concreto proveniente de esa autoridad si no se ejecuta lo que ella ordena, personas y hasta grupos humanos son capaces de cualquier cosa cuando se encuentran bajo la presión de la necesidad inmediata de obedecer. Además, en los experimentos se descartó el papel del instinto de agresión. Podría parecer que cuando se pone a una persona en situación de dominio total sobre otra a quien puede castigar a su albedrío, saldrán a relucir todas sus inclinaciones agresivas. Milgran comprobó que las personas que infligían dolor a otras eran las que lo hacían por un sentido de obligación y no por una tendencia sádica. Por eso nos dice que la lección fundamental de su estudio es que al desempeñar sencillamente un oficio, sin hostilidad especial de su parte, “el hombre común puede convertirse en agente de un proceso terriblemente destructor”.

Lo esencial de la obediencia es que una persona llega a considerarse instrumento para realizar los deseos de otra, y por tanto deja de creerse responsable de sus propios actos. La persona se considera responsable ante la autoridad que la dirige, pero no del contenido de los actos que le ordenan ejecutar. “Lo hicieron en cumplimiento de su deber”. Además, en las sociedades complejas es fácil pasar por alto la responsabilidad cuando uno es solamente un eslabón intermedio de una cadena de actos. “Cuando ingresa en una oficina, una fábrica o el ejército, el individuo tiene que ceder por fuerza cierta dosis de criterio personal para que aquellos sistemas más extensos puedan funcionar eficientemente. En esta situaciones de trabajo no se considera uno responsable de sus propias acciones, sino agente que pone por obra los deseos de otra persona”. Existe una fragmentación del acto humano y así nadie se enfrenta a las consecuencias de haber decidido hacer un acto que daña a los demás.

Milgram se pregunta si podremos evitar esta fácil aceptación de la autoridad mal dirigida, perversa. Y concluye que nuestra conciencia, nuestra responsabilidad como ciudadanos,  es el primer paso para liberarnos, que estamos obligados a colocar en los puestos de autoridad a aquellos que más probablemente la ejercerán humanitariamente.

“Acaso el siguiente paso sea inventar y explorar formas políticas que den a la conciencia más oportunidades de oponerse a la autoridad equivocada”

Canción We Do What We’re Told (Milgram’s 37) (Hacemos lo que nos dicen) de Peter Gabriel, basada en el experimento Milgram

//

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua, Lecturas

La vida de Pi

El estreno de la película La vida de Pi de Ang Lee hace unos días me ha hecho recordar la lectura de la novela del mismo título del canadiense Yann Martel.

Tengo que reconocer que comencé a leer este libro con cierta desgana. La inclinación del protagonista por las religiones me hizo sospechar que estaba adentrándome en una historia llena de espiritualidad y de Dios y de creencias. No me apetecía, la verdad. Pero quería leer este libro porque era un regalo de cumpleaños y porque llegó a mis manos con muy buenas referencias.

vida-de-pi-premio-booker-2002

La novela está dividida en tres partes. En la primera, el narrador y protagonista Piscine Molitor Patel, Pi, nos explica de donde viene su nombre y nos cuenta su particular relación con la religión, pretende ser hindú, cristiano y musulmán al  mismo tiempo; también de todo el conocimiento que adquiere de la vida de los animales. Pi vive en Pondicherry, en la India, donde sus padres tienen un zoológico. A los dieciséis años, su familia decide emigrar a Canadá y mejorar económicamente con la venta de los animales. Tras los diferentes trámites embarcan hacia su nueva vida pero una terrible tormenta hace naufragar el barco donde viajaban. En la segunda parte, Pi nos cuenta cómo sobrevive al naufragio atravesando el océano Pacífico en una barca junto a una cebra herida, una hiena, un orangután y un tigre de bengala llamado Richard Parker.

“Y si sobreviví, fue gracias a que me abandoné al olvido. Mi historia empezó en una fecha de calendario, el 2 de julio de 1977, y acabó en una fecha de calendario, el 14 de febrero de 1078, pero entre medio no hubo calendario. No conté ni los días ni las semanas ni los meses. El tiempo no es más que una ilusión que nos hace suspirar. Sobreviví porque me olvidé incluso de la noción del tiempo.”

“La condición de náufrago supone estar permanentemente en el centro de un círculo. Por mucho que parezca que cambien las cosas (…) La mirada siempre es un radio. La circunferencia siempre es enorme. (…) El sol te produce la misma zozobra que una multitud (…) La luna te produce otro tipo de zozobra, una zozobra que te recuerda tu soledad; abres los ojos como platos para que puedas aliviar el sentimiento de estar completamente solo.” “La vida en un bote salvavidas no es que sea la gran vida. Se parece al final de una partida de ajedrez, cuando sólo quedan unas cuantas piezas. Los elementos no podrán ser más básicos, ni el riesgo más alto. A nivel físico es terriblemente arduo y a nivel moral, es letal, Hay que adaptarse para poder sobrevivir. Hay que aprender a prescindir. Tienes que disfrutar de la felicidad cuando se da.”

Pi tiene que echar mano de su ingenio, de sus conocimientos del mundo animal, de todo su valor para defenderse y domar al tigre, el animal más fiero y que tiene más posibilidades de sobrevivir. La vida de Pi es una gran historia de superación, un viaje de iniciación a la edad adulta. “Luchamos y luchamos y luchamos. Luchamos no importa lo que cueste la batalla, las pérdidas, la poca probabilidad de vencer. Luchamos hasta el final. No se trata de coraje. Es algo constitucional, una incapacidad de abandonar. Tal vez sólo se deba a la sandez de ansiar la vida.”

En la tercera y última parte asistimos a su entrevista con dos funcionarios del Departamento Marítimo del Ministerio de Transporte de Japón que se ponen en contacto con él como único superviviente del buque japonés Tsimtsum. Pi les cuenta su historia y les resulta tan extraordinaria que no le creen. Es así como llegamos al final totalmente imprevisto de la novela. Tranquilos, no os lo voy a contar. Tan sólo diré que Pi les ofrece otra versión de los hechos.

Yann Martel consiguió con esta novela numerosos premios, entre ellos el Man Booker en 2002. En una entrevista publicada hace unos días en El Cultural nos dice que nunca pensó que La vida de Pi iba a llegar tan lejos y menos que iba a tener una adaptación cinematográfica. “Es una novela que trata sobre religión y zoológicos escrita sin ironía o desdén por alguien que es miembro de una sociedad que desprecia la religión y los zoológicos.”

La religión. Algunas personas opinan que el principal tema de la novela de Martel es la fe, la religión, y que las religiones son distintas maneras de tratar de explicar la misma historia, para hacérnosla más agradable. Tal vez. Pero para mí La vida de Pi trata de lo maravilloso de contar historias. Los cuentos nos explican la vida. De la lucha del hombre y la bestia, del esfuerzo y la superación, de la relatividad de las cosas, de las distintas caras de la verdad. Necesitamos creer en lo extraordinario, en la fantasía, aun cuando somos conscientes de que no es más que eso, para seguir adelante con la realidad. “¿Y el hecho mismo de contar una historia no la convierte en un cuento?”. “A ver, el mundo no es sólo como lo vemos sino también como lo entendemos, ¿no? Y al entender una cosa, le añadimos algo, ¿no? ¿Eso no convierte a la vida en un cuento?”

//

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas

Datos abiertos, gobierno abierto

Los Datos abiertos (Open Data en inglés) son datos que pueden ser consultados, redistribuidos y reutilizados libremente por cualquier persona. Los datos deben ser completos, sin tratamiento previo salvo el necesario para excluir información sensible; se deben proporcionar con el mayor nivel de detalle posible; publicar a tiempo y actualizar con la frecuencia suficiente como para mantener su valor y el acceso a ellos debe estar garantizado para cualquier usuario y propósito sin restricciones ni requisitos.

Opendata

Por otra parte, el término Gobierno abierto (Open Government Data)  se refiere a la aplicación de los Datos Abiertos al caso específico de la información que gestionan las Administraciones Públicas u otros organismos dependientes.

El denominado movimiento Open Data/Open Govemment ha experimentado un importante auge desde el año 2009. Administraciones públicas como la estadounidense (de Barack Obama) y la inglesa han contribuido notablemente a impulsar este fenómeno internacional.

Lo más interesante del movimiento a favor de los datos abiertos y que tiene que ver con el concepto de Gobierno abierto es la búsqueda de una relación entre los ciudadanos y la administración de mayor calidad, basada en la transparencia de los procesos de toma de decisiones, la participación y la colaboración.

La agenda Open Data defiende que los datos acumulados por los organismos públicos en el desarrollo de sus funciones deben estar disponibles para el público en formatos abiertos y con una licencia libre de copyright que permita a cualquier ciudadano analizarlos, reutilizarlos y redistibuirlos, incluso con fines comerciales. Los datos al fin y al cabo pertenecen a una sociedad que ya los ha pagado con sus impuestos.

En España la fundación Centro Tecnológico de la Información y Comunicación “CTIC” trabaja, entre otros aspectos, para que se exploten todas las posibilidades de compartir datos, con el objetivo de ayudar a las administraciones y organismos públicos en la publicación de su información, de forma que cumpla con su función de servicio público, se ajuste a la normativa vigente y maximice el potencial de su reutilización por terceros.

Otra organización importante es la asociación ProBonoPublico abierta a toda la población y que tiene como objetivo ayudar a la promoción y la difusión de estándares, datos y plataformas tecnológicas abiertas entre las instituciones públicas.

Actualmente ya hay numerosos portales de datos abiertos en distintos ámbitos administrativos, municipales y autonómicos. Destacan los de Navarra y Euskadi.

La Agenda Digital para España es el documento que define las líneas generales de la estrategia del Gobierno en materia de Tecnologías de la Información y la Comunicación. En esta nueva Agenda, encontramos varias referencias a la importancia de la Apertura de Datos y la Reutilización de la Información en el sector público para los próximos años con el objetivo de conseguir un mayor desarrollo económico y social. La Agenda Digital considera fundamental conseguir un nuevo modelo de Administración que comparta sus datos con la sociedad para facilitar la generación de valor y conocimiento:

“Medida 4: Desarrollar una Estrategia de Gobierno Abierto en nuestras Administraciones Públicas que potencie la creación de valor público mediante una mayor transparencia, participación ciudadana y colaboración, dando acceso a la información y resultados obtenidos en la actividad administrativa.”

“Medida 5: Elaborar una Estrategia y un Plan de acción de reutilización de la información del sector público para permitir el desarrollo de servicios de alto valor que contribuyan al impulso de la actividad económica y/o la generación de servicios de valor para ciudadanos y empresas.”

Por otra parte en la Exposición de motivos del Proyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, aprobado en Consejo de Ministros el 27 de julio de 2012, se puede leer:

“La transparencia, el acceso a la información pública y las normas de  buen gobierno deben ser los ejes fundamentales de toda acción política. Sólo cuando la acción de los responsables públicos se somete a escrutinio, cuando los ciudadanos pueden conocer cómo se toman las decisiones que les afectan, cómo se manejan los fondos públicos o bajo qué criterios actúan nuestras instituciones podremos hablar de una sociedad crítica, exigente y participativa.

Los países con mayores niveles en materia de transparencia y normas de buen gobierno cuentan con instituciones más fuertes, que favorecen el crecimiento económico y el desarrollo social. En estos países, los ciudadanos pueden juzgar mejor y con más criterio la capacidad de sus líderes y decidir en consecuencia. Permitiendo una mejor fiscalización de la actividad pública se contribuye a la necesaria regeneración democrática, se promueve la eficiencia y eficacia del Estado y se favorece el crecimiento económico.”

El texto del Proyecto de Ley ha sido criticado en distintos foros porque se basa en el principio de que el ciudadano pide y la Administración responde. Lo natural sería todo lo contrario: la Administración debería trabajar digitalmente, en abierto, de forma constante y en tiempo real y los datos ser accesibles por defecto y para todos los ciudadanos. Y solamente las excepciones — pocas y necesarias — requerirían una solicitud expresa y su pertinente resolución.

El 2 de junio de 2012 se celebró en Madrid el Encuentro Aporta: iniciativas Open Data en España. Esta cita, impulsada por los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y el de Hacienda y Administraciones públicas, sirvió para analizar los avances en materia de reutilización de la información del sector público que se han producido en los últimos meses en España y en el contexto internacional.

datos abiertos

Las series de datos abiertos al público en España se han centrado en aspectos relativamente poco comprometedores desde el punto de vista político, información sobre el tráfico, el estado de las carreteras o el transporte público, sobre equipamientos culturales, educativos, sanitarios o de otro tipo, las previsiones meteorológicas, etc.

Hay mucho camino que recorrer. Nos corresponde a nosotros los ciudadanos exigir cambios y que todas estas previsiones se vayan cumpliendo. No va a ser fácil porque hay una inercia tremenda en organismos acostumbrados a no tener que rendir cuentas a nadie.

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua