Cerrado por huelga general

Durante toda la semana, antes y después del día 14, he podido leer numerosos artículos sobre las razones para hacer o no huelga el 14 de noviembre. Seis razones para la huelga, Diez razones para la huelga general, Motivos para no hacer huelga el 14N.  He comentado con mis compañeras de trabajo, con mis amigos y amigas, en casa, la necesidad de hacer pública la protesta ante los recortes en los servicios públicos (sanidad, educación, dependencia, las prestaciones por desempleo, cooperación, ciencia e investigación, cultura…  ), la subida de impuestos, la reforma laboral que abarata el despido. He escuchado tertulias en la radio y en la televisión. Fui a la huelga el día 14 y, a lo largo de ese día, leí y escuché diferentes opiniones sobre su éxito o fracaso. La guerra de cifras fue impresionante. Para los sindicatos un éxito incuestionable, “Un millón en Madrid” decían en CCOO, “35.000 manifestantes” decía la Delegación del Gobierno.

Han pasado los días y sigo preguntándome qué es posible hacer para que el pesimismo y la impotencia no ganen la partida.

Muchos de mis compañeros de trabajo no hicieron huelga, porque no podían permitirse su coste económico, porque piensan que no se va a conseguir nada por más que protestemos. Muchos debieron pensar lo mismo porque donde trabajo la hicimos pocos.

¿Sirven de algo las huelgas, las manifestaciones, las protestas? ¿Qué otra cosa podemos hacer para participar, para canalizar nuestro descontento e influir en la toma de decisiones sobre las políticas económicas y sociales? A estas alturas parece claro que aunque los sindicatos siguen considerando que la huelga es el instrumento más efectivo del mundo del trabajo para manifestar su descontento, todo apunta a que tendremos que utilizar otras formas de protesta diferentes. Los sindicatos están cada día más desprestigiados y el Gobierno, con su mayoría absoluta, parece pasar olímpicamente de ellos negándose a negociar.

Junto a la convocatoria de huelga general durante estos días hemos conocido algunas de las alternativas que desde distintos movimientos sociales se han presentado para expresar nuestro malestar: “No consumiremos, no trabajaremos, no iremos a clase…” decía el comunicado de adhesión a la Huelga de la organización Democracia Real Ya, que llama a superar el concepto de paro laboral para extender la protesta social a “cualquier iniciativa de desobediencia civil no violenta”. La llamada huelga social. También fuimos llamados a realizar una huelga de consumo. La organización de consumidores Facua elaboró un decálogo para realizar la huelga de consumo. Huelga de celo, huelga de brazos caidos… Alternativas que todavía no alcanzan un éxito significativo.

Lo que tenemos claro es que las personas que pensamos que lo que está pasando es intolerable, que no debe seguir aumentando el número de mujeres y hombres que viven por debajo del umbral de la pobreza, que la situación económica de una familia no debe condicionar la educación de sus hijos o el cuidado de su salud, que los que no pueden pagar la hipoteca de su casa se vean en la calle teniendo que seguir pagando, … tenemos que conseguir hacernos oir, que la fuerza de nuestras convicciones y el conocimiento de las cosas se transforme en energía para cambiarlas.

Acabo con el video de la canción que Alejo Stivel (sí, el que fue cantante del famoso grupo Tequila) le dedicó a Ángela Merkel y que le entregó personalmente este verano. Ojalá se titula. Ojalá la poesia, las canciones, puedan también contribuir a cambiar la realidad.

//

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s