Crowdfunding

He pasado esta tarde de domingo leyendo Los trabajos y los días de Lorenzo Silva. Los trabajos y los días es también el nombre de su Blog, el Blog de Lorenzo Silva para los lectores. El nombre se lo tomó prestado a Hesiodo y como él mismo nos cuenta en la presentación del libro, este título une a su raigambre clásica, la expresión de una idea de la que cada día es más partidario: ” lo mejor que nos depara las jornadas que se nos concede vivir son las cosas que en ella hacemos; lo que más colma, dignifica y hace feliz a un hombre (o a una mujer) es su trabajo bien hecho, con rigor y pasión.”

El libro, que recoge muchas de las entradas de su Blog realizadas a lo largo de casi tres años, ha sido editado por Libros.com. Libros.com nació en noviembre de 2011 como una red social de referencia para lectores de habla hispana y en febrero de 2012 lanzó la primera plataforma de crowdfunding editorial en España. Los trabajos y los días fue su primera obra financiada de forma colectiva gracias a este proceso online y también fue mi primer crowdfunding.

Conocí el crowdfunding o la financiación colectiva gracias a mi amigo Juan y a sus socios, Miriam y Carlos, de Black Box innova.  Esta asociación organizó una Mesa Redonda sobre financiación colectiva en enero de 2012 en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia (CEEIM).

Financiación colectiva, microfinanciación, micromecenazgo… cooperación para financiar proyectos. El crowfunding permite eliminar intermediarios y busca directamente la financiación de un proyecto entre el público al que va destinado. El apoyo económico se gratifica siempre con una recompensa. Digamos que pagamos por adelantado algo que obtenemos con posterioridad. En el caso de Los trabajos y los días, por mi apoyo económico yo recibí el libro. Pero también existen otro tipo de recompensas, que aparezcas públicamente como mecenas, que te regalen merchandising del proyecto que patrocinas, que te inviten a un pase privado si se trata de un proyecto de artes escénicas, etc. Ante el panorama económico que tenemos en la actualidad y la falta de financiación de las instituciones públicas para la cultura, crear redes de cooperación colectiva para conseguir dinero u otros recursos me parece una gran idea. Si quieres saber más sobre el tema te recomiendo que veas la presentación que Black Box_innova ha realizado para un curso sobre Crowdfunding para proyectos de artes escénicas.

El último proyecto en el que he participado es el propuesto por Titeremurcia, el Festival Internacional de Teatro de Títeres de la Región de Murcia. Su propuesta para la financiación, Calle Titeremurcia nº 2012, me ha ofrecido la oportunidad de contribuir, con una cantidad de dinero muy pequeña y junto a un montón de personas, a que los espectáculos de calle gratuitos que tradicionalmente ofrece el festival, este año también puedan llevarse a cabo. En este caso mi recompensa es que contribuyo, con muy poco, a algo que no sólo me beneficia a mi sino a todos los niños y niñas y demás personal que disfruta con el buen teatro de títeres.

Que buen invento esto del Cowdfunding.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cortar la leña, acarrear el agua, Lecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s