Conocer y comprender

El francés Serge Haroche y el estadounidense David Wineland acaban de ser galardonados con el Premio Nobel de Física 2012 por sus trabajos de óptica cuántica.

Para entender bien que es esto de la óptica cuántica lo mejor es leer a Alberto Sicilia en su Blog Principia Marsupia. De forma clara y sencilla Alberto explica siempre lo que nos parece muy complicado. La óptica cuántica es la aplicación de la mecánica cuántica al estudio de la luz y sus interacciones con la materia.

No hace tanto tiempo que me intereso por la ciencia, por la física cuántica, y que me resulta fascinante. Estudié letras y me centré durante muchos años en la literatura. En mi época de estudiante si estudiabas letras odiabas las ciencias. En la actualidad creo que todavía sigue dándose ese tracicional divorcio entre las ciencias, las letras, el arte. Y ¿por qué me interesa la física cuántica?  Porque predice efectos que desafían a nuestra intuición. ¿Qué significa que todo aquello que es posible está sucediendo simultáneamente?, el gato de Schröedinger ¿está vivo o muerto?. ¿Qué significa que una partícula pueda estar en un lugar y todos los lugares a la vez? ¿Qué es la interpretación de los “Universos paralelos”? Si no se hubiese descubierto la mecánica cuántica no tendríamos ordenadores, ni telecomunicaciones modernas, ni radioterapia.

Comprender e intuir la realidad es la ilusión de todo científico, sí, pero también la de muchas otras clases de mentes creadoras como filósofos o artistas y, en mayor o menor medida, la de cualquier ciudadano inmerso en la incertidumbre del mundo. Y como dice Jorge Wagensberg en su obra de divulgación científica Yo, lo superfluo y el error, la mejor estrategia para anticipar la incertidumbre es la comprensión de la realidad, la más inteligible y universal posible.

En esta obra, subtitulada “Historias de vida o muerte sobre ciencia o literatura”, Wagensberg nos explica que la ciencia es una forma de conocimiento que se elabora con la menor ideología posible. La literatura en cambio, es la forma de conocimiento que más ideología permite impregnando sus contenidos. Lo que distingue una forma de conocimiento de otra es el método que la mente emplea en su elaboración. El método de la ciencia se asienta sobre tres principios fundamentales: objetividad, inteligibilidad y dialéctica.

Los pedazos de realidad que pretende comprender la ciencia son de muy baja complejidad: partículas, átomos, moléculas, trayectorias, células, animales, plantas, estrellas, galaxias… Los pedazos de realidad que pretende comprender la literatura son de muy alta complejidad e incluyen, entre otros, la mente humana. En ciencia, el sujeto de conocimiento (la mente humana) es mucho más complejo que cualquiera de los objetos que pretende comprender; en literatura en cambio, objeto y sujeto de conocimiento con frecuencia alcanzan una complejidad parecida.

La ciencia quizá sea una buena oportunidad para el artista para prenetrar en la comprensión inteligible y universal de la realidad de la que quizás ha prescindido para así dar mejor cuenta de su identidad irrepetible. Por otra parte, el arte y la literatura suponen la última esperanza del científico para recuperar la esencia de sí mismo, la identidad que ha desterrado nada menos que por su interés en hacer ciencia. Ciencia y literatura son dos formas de conocimiento.

Quizás nadie ha explicado mejor la estupidez que encierra esta dicotomía entre ciencias y letras como el físico y novelista C.P. Snow:

Paso las horas de trabajo con mis colegas científicos para salir luego de noche a reunirme con colegas literatos. Cuando los no científicos oyen hablar de científicos que no han leído nunca una obra importante de la literatura, sueltan una risita entre burlona y compasiva. Los desestiman como especialistas ignorantes. Una o dos veces me he visto provocado y he preguntado cuántos de ellos eran capaces de enunciar el segundo principio de la termodinámica. La respuesta fue glacial; fue también negativa. Y sin embargo lo que les preguntaba es más o menos el equivalente de “¿Ha leído usted alguna obra de Shakespeare?”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lecturas, Sin pensarlo dos veces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s