Autocrítica y posibilidades de cambio

“Quiza ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de esos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el pricipal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre”. Así comienza la entreda El triunfo de los mediocres del periodista David Jiménez. Conocí su Blog hace unos días gracias a un amigo. Mi amigo dice que ya es hora de que hagamos más autocrítica, que echamos la culpa de todo lo que nos pasa a la banca, a Merkel, al Gobierno… pero que la culpa también es nuestra. Y eso dice también David Jiménez: “La culpa es nuestra, también. Porque votamos una y otra vez a los dos principales partidos sin importar lo que hicieran, simplemente porque eran de nuestro bando. Porque fuimos al banco y pedimos un crédito que no podíamos pagar, para que nos envidiaran por lo que teníamos, no por lo que hacíamos. Porque en tiempos de bonanza asistimos impasibles al derroche del dinero que pusimos en manos de los gobiernos, sin preguntarnos si cuadraban las cuentas. (…) Porque nos dejamos engañar y pagamos viviendas al triple de su valor real, seguros de que algún día podríamos venderlas aún más caras.(…) Porque sólo nos hemos indignado por la crisis cuando ha llamado a nuestra puerta, ignorándola mientras empobrecía a otros.”

Pero la autocrítica tiene mala prensa y no nos permitimos decir ciertas cosas, no sea que entonces piensen de nosotros que nos estamos cambiando de bando.

 

Posibilidades de cambio. ¿Todo es posible?

Y sin embargo es necesario pensar en las cosas que hacemos mal para cambiar.

Cambiar. (Del galolat. cambiāre). 1. tr. Dejar una cosa o situación para tomar otra.

Hace unos días el ex secretario de Estado de Economía José Manuel Campa abrió una ronda de intervenciones en el Congreso tras el escándalo de Bankia y sorprendió a todos por su falta de autocrítica. En su turno de réplica, Campa describió a través de una metáfora su gestión: “Esto es igual que cuando vas en coche y hay tormenta, con lo que hay que levantar el pie del acelerador, mientras si hace sol se puede ir más rápido, pero en cualquier caso se continúa por la misma carretera”.

Así no hay manera.

Cuando pensamos en lo que nos espera y buscamos soluciones y nuevas posibilidades lo hacemos desde “la misma carretera”. Por eso, como dice Isaac Rosa en Todo es posible, pero no se hagan ilusiones, con lo que hemos visto en los últimos meses, cualquier escenario por insólito que nos parezca se ha vuelto de repente verosímil. Por eso si alguien profetiza que dentro de unos meses desaparecerá el Estado autonómico, no le llamaremos loco, tampoco nos parecerá un disparate que se  piense en la sustitución de Rajoy por un tenócrata o en la desaparición de más derechos que hace nada creíamos intocables. Porque todo es posible.

Esto no es un cartel de Antonio Marín Segovia

Lo que pasa es que el “todo es posible” sólo funciona dentros de unos estrictos límites marcados por los mismos que nos han hundido. Podemos imaginar el derrumbe económico, el paro masivo, la miseria, el fin de la democracia… pero no nos cabe en la cabeza la construcción de una alternativa.

Dice Isaac Rosa: “les apuesto una cena a que en los próximos meses los gobiernos europeos se pondrán de acuerdo y tomarán las riendas de la crisis; refundarán la Unión con una orientación más social, serán solidarios con sus miembros en apuros, mutualizarán la deuda soberana, aprobarán un marco regulador estricto contra los excesos del sector financiero y los especuladores, y blindarán los derechos sociales y el Estado del Bienestar. Ya veo, todos me aceptan la apuesta, ya se ven cenando a mi costa.”

Nos preparan para todo tipo de daños pero nos incapacitan para desear algo diferente.

Sin embargo es cierto que todo, todo es posible.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin pensarlo dos veces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s